El control moderno del gasto público (II)

En un comentario anterior mencioné que es posible mejorar el control del gasto público mediante la presupuestación por resultados. Esta técnica calcula los recursos humanos y materiales que se necesitan para hacer realidad las metas de cada entidad pública, expresadas en resultados que se pueden cuantificar. Por ejemplo, se calcula cuántos maestros se necesitan para atender cierta cantidad de estudiantes. O, cuántos médicos son necesarios para brindar el servicio de medicina a cierta cantidad de habitantes. El cálculo debe ser preciso. Ni más recursos de los necesarios, porque eso sería derroche de los fondos públicos; ni menos recursos de lo apropiado, porque eso sería suministrar un producto de baja calidad. En ese sentido, el presupuesto de gasto se calcula como una expresión monetaria que indica el costo de generar determinados resultados de educación, de salud, de transporte, de seguridad, etc.
El papel de las tecnologías de la información. Hace 25 años tal cálculo era muy difícil de realizar. Hoy es una realidad gracias a los avances de las tecnologías de la información. En el presente es posible capturar información de manera muy rápida y confiable mediante instrumentos como las tabletas o los teléfonos inteligentes. Tal información se guarda en computadoras de gran capacidad de almacenamiento. Y, lo más importante, con el hardware y el software actual, podemos hacer una minería de datos que nos habilita para diagnosticar los procesos relativos a los datos almacenados y podemos proyectar el resultado de los acontecimientos futuros, mediante análisis de múltiples escenarios que le dan mucha precisión a la toma de decisiones. Estas capacidades están al alcance de cualquier entidad, no importa si es privada o pública.
Un ejemplo del sector salud. La presupuestación por resultados se puede realizar en las entidades del sector salud mediante el sistema denominado PERC, que significa “Producción Eficiencia Recursos Costo” (www.mgpss-perc.com). Dicho sistema es el fruto de un proyecto realizado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) en las últimas tres décadas, en toda Latinoamérica. El PERC realiza, en el sector salud, lo que mencionamos antes: mide los recursos humanos y materiales necesarios para la prestación de los diversos resultados de los servicios de salud. Con esto se puede controlar la eficiencia en el uso de los recursos y calcular su costo. Por lo tanto, a la hora de hacer el presupuesto de cualquier entidad de salud, es posible hacer asignaciones para el período siguiente de acuerdo a normas de rendimiento, que evitan el derroche y la dispersión de los recursos. El sistema se ha desarrollado con mayor intensidad en los últimos años, aprovechando los avances de las tecnologías de la información y la conectividad, de tal forma que se ha constituido en una de las herramientas más útiles para la presupuestación por resultados en el sector público latinoamericano.
El PERC en Costa Rica. A inicios de la década del 90, la OPS buscó la participación de Costa Rica en el proceso de desarrollo del PERC. De esta manera, un pequeño grupo de profesionales, varios de ellos especializados en la gerencia médica, liderados por el Dr. Hernando Segura, se unió a la tarea de construcción del sistema, a partir de la experiencia del país. Este grupo de trabajo se instaló en una pequeña oficina del segundo piso del edificio anexo de la sede central de la CCSS, en la avenida segunda. Su esfuerzo fue una labor titánica, ante la poca comprensión en el país del papel de este tipo de sistemas. Hoy, la OPS reconoce el trabajo del Dr. Segura y su grupo, y desarrolla en Latinoamérica experiencias notables con el PERC, generando aportes significativos a la gestión eficiente de los servicios de salud y la presupuestación por resultados. Pero, el país luce lento para captar la importancia de herramientas como el PERC, en el marco de un rezago importante de la presupuestación por resultados. Con este sistema el sector salud podría presupuestar mediante resultados, midiendo la eficiencia y el costo de sus servicios. ¿Qué falta para aplicarlo adecuadamente? Esto es una interrogante que sería muy importante resolver para avanzar hacia un mejor desempeño de las finanzas del sector público.