Asignación de recursos a la educación en América Latina: Propuesta de un método integrado para su estudio

CINPE, Universidad Nacional (Working Papers), Heredia, Costa Rica, Junio 2002.

El análisis del financiamiento público de la educación ha adquirido gran relevancia desde la década del noventa debido a la consolidación del enfoque de desarrollo humano, que ha emergido como el fundamento de nuevas estrategias de reorganización económica y social. Al respecto, en este artículo se presenta una propuesta metodológica para realizar el estudio del financiamiento educativo mediante la integración de aspectos macro y microeconómicos. En la dimensión macroeconómica debe considerarse la influencia del entorno del ingreso nacional y del contexto fiscal. En la dimensión microeconómica es necesario analizar el grado de aprovechamiento de los recursos públicos asignados al sector educación. 

En este sentido, resulta de vital importancia conocer la productividad del recurso humano docente, dado el carácter intensivo en trabajo del proceso productivo de la educación. El enfoque propuesto sugiere la existencia de dos vías para mejorar el financiamiento educativo: una extensiva y otra intensiva. La primera es resultado del incremento de los recursos públicos derivado del crecimiento económico. Se trata de una opción pasiva, desde la perspectiva de la inversión en capital humano, ya que mantiene inalterados los aspectos macro y microeconómicos que afectan el financiamiento de la educación. La vía intensiva, por el contrario, actúa conscientemente sobre estos factores, buscando un mejor aprovechamiento de los recursos asignados a la educación, ya sea mediante un incremento de la prioridad del sector o a través del aumento de la productividad del recurso humano. Se concluye que es necesario definir estrategias de financiamiento de la educación combinando ambas vías; el debilitamiento de alguna de éstas reduce las posibilidades de fortalecimiento del proceso.

INTRODUCCION

Se ha extendido por toda América Latina la preocupación por el financiamiento educativo. Al respecto ha influído la rica discusión de los últimos años en torno a las estrategias de desarrollo. Ahora no se cuestiona la importancia de la inversión en capital humano, ya que se ha comprendido que se trata de una condición indispensable para el crecimiento económico. Dado el entorno mundial de reorganización productiva que se sustenta en la incorporación de tecnologías basadas en el manejo de la información, es indispensable disponer de recursos humanos preparados para asumir tal reto.

Diversos análisis han destacado la interrelación que debe existir entre el crecimiento y el desarrollo humano para que el progreso económico sea sostenido (PNUD, 1990; Banco Mundial, 1993; CEPAL, 1990 y 1992). En ese sentido se ha planteado que debe producirse un círculo virtuoso del desarrollo compuesto por dos encadenamientos vitales (Ramírez, Ranis y Stewart, 1998). Uno de éstos va del crecimiento al desarrollo humano, mediante acciones de los individuos y del estado que generan la inversión en capital humano, lo que otorga a las personas la posibilidad de participar integralmente de los beneficios del crecimiento. El otro encadenamiento va del desarrollo humano al crecimiento, a través del capital humano que, siendo cada vez más productivo, puede apoyar la competitividad de la economía. 

En este contexto, se buscan fórmulas viables que permitan sostener la cantidad de recursos ya asignados a la educación, en algunos países, o incrementarlos, en otros casos. En tal sentido, el presente artículo plantea una propuesta para el estudio del financiamiento educativo, retomando análisis previos que han destacado el carácter multidimensional del proceso de gasto social (Cornia, Jolly y Stewart, 1987; PNUD, 1991). Los diversos aspectos que influyen la asignación de recursos a la educación pueden agruparse en dos dimensiones analíticas: una macroeconómica y otra microeconómica. La primera explica que el financiamiento educativo depende del entorno del ingreso nacional, del contexto fiscal y de la prioridad que reciba la educación en cada sociedad. La segunda indica que la productividad y el precio de los recursos utilizados en la producción del servicio educativo, influyen en el aprovechamiento que pueda hacer el sector educativo del financiamiento que obtiene, lo que condiciona la cobertura y la calidad del producto aportado a la sociedad. Por lo tanto, el análisis que se presenta en el artículo se ocupa de un tema relativo a la cadena del círculo virtuoso que va del crecimiento al desarrollo humano.